• [show_testimonials]

Archives of #Afasia

afasia - NeuronUP

Afasia: diagnósitco diferencial

La afasia es una pérdida o trastorno en el lenguaje causado por un daño cerebral [1] que típicamente se asocia con lesiones en el hemisferio dominante para el lenguaje (el hemisferio izquierdo para el 96% de los diestros y el 70% de los zurdos [2]).

El término deriva del griego φασία que significa “imposibilidad de hablar” [3], sin embargo este trastorno puede comprometer, de diversas formas y en distinto grado, tanto a la producción como a la comprensión del lenguaje, en cualquiera de sus modalidades: expresión oral, comprensión oral, escritura o lectura [4,5]. Por tanto, dentro de la misma pueden describirse síndromes muy heterogéneos en función de las habilidades lingüísticas que se encuentren afectadas, que además pueden coexistir con otros déficits cognitivos.

Afasia, trastornos del habla y trastornos de la comunicación 

Dado que el trastorno del lenguaje que implica la afasia, supone también un deterioro en la capacidad de comunicación, es importante discriminar entre este trastorno y otros tipos de alteraciones en la comunicación  debidas o no a daño cerebral adquirido, como los trastornos del habla y trastornos neuropsicológicos como la apraxia del habla o las alteraciones cognitivo-comunicativas [4].

Afasia vs. trastornos del habla

Los trastornos del habla, como la disfonía, la disfemia, la disglosia, la dislalia o la disartria, son alteraciones de distinto origen (bucofonatorio o neurológico) que afectan a diversos parámetros de la elocución, como las cualidades acústicas de la voz (intensidad, tono y timbre), la fluidez, la pronunciación o la articulación de los fonemas y palabras, pero en las que el lenguaje se encuentra preservado [5].

La afasia por el contrario, se caracteriza por una alteración en la estructura del lenguaje que afecta a su nivel semántico, gramático, fonológico y/o sintáctico, lo cual deteriora su naturaleza simbólica [5], es decir, la capacidad del lenguaje para representar ideas o pensamientos. Por tanto, mientras este trastorno consiste en un deterioro específico del lenguaje que afecta a su modalidad oral y a la capacidad de la comunicación, los trastornos del habla también afectan a la comunicación, pero no al lenguaje.

Leer más