• [show_testimonials]

Archives of Divulgación

La memoria desde el punto de vista de la psicología

Hoy  estudiaremos un poco la relación entre memoria y psicología. La psicología de la memoria nos dice que para que podamos recordar eventos, hechos o procesos, tenemos que comprometerlos con la memoria. El proceso de formar una memoria implica codificar, almacenar, retener y, posteriormente, recordar información y experiencias pasadas.

La psicóloga cognitiva Margaret W. Matlin describió la memoria como el “proceso de retener información a lo largo del tiempo”. Otros lo han definido como la capacidad de utilizar nuestras experiencias pasadas para determinar nuestro camino futuro.

Cuando se les pide que definan la memoria, la mayoría de las personas piensa en estudiar para una prueba o recordar dónde colocamos las llaves del coche. Sin embargo, la memoria es esencial en nuestra vida cotidiana. No podríamos desenvolvernos en nuestro día a día o avanzar sin confiar en nuestra memoria.

El proceso de codificación de una memoria comienza cuando nacemos y ocurre continuamente. Para que algo se convierta en un recuerdo, primero debe ser recogido por uno o más de nuestros sentidos. La memoria comienza en el almacenamiento a corto plazo. Aprendemos cómo atar nuestro zapato, por ejemplo. Una vez que tenemos el proceso asimilado, entra en nuestra memoria a largo plazo y podemos ejecutarlo sin pensar conscientemente en los pasos involucrados.

Los recuerdos más importantes suelen pasar de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. La transferencia de información a la memoria a largo plazo para un almacenamiento permanente puede realizarse en varios pasos. La información puede fijarse en la memoria a largo plazo mediante la repetición, como estudiar para una prueba o tomar pasos repetidamente hasta que la caminata pueda realizarse de forma mecánica; o asociarla con otros conocimientos adquiridos previamente, como recordar a un nuevo conocido asociando su nombre con una imagen .

La motivación también es otro elemento a tener en cuanta, ya que es más probable que la información relacionada con algo en lo que tienes un gran interés se almacene en tu memoria a largo plazo. Por eso,  algunas personas pueden recordar las estadísticas de su  jugador de béisbol favorito años después de haberse retirado o acordarse de cuando compró su par de zapatos favorito.

Normalmente no somos conscientes de lo que está en nuestra memoria hasta que necesitamos usar esa información. Luego utilizamos el proceso de recuperación para ponerlo en primer plano cuando necesitamos usarlo. Una vez más, la mayor parte de este proceso ocurre sin necesidad de concentrarnos en él, especialmente con tareas de la vida diaria, pero hay otros tipos de recuerdos que requieren más esfuerzo para ponerlos en primer plano.

La pérdida de memoria a menudo se asocia con el envejecimiento, pero hay una serie de factores que pueden desencadenar la pérdida de la memoria a corto y largo plazo, como lesiones, medicamentos y presenciar un evento traumático.

Tipos de memoria psicológica

Si bien los expertos tienen definiciones diferentes para la memoria a corto plazo, en general se describe como el recuerdo de cosas que sucedieron inmediatamente hasta unos pocos días. En general, se cree que se pueden almacenar de cinco a nueve elementos en la memoria activa a corto plazo para recuperarlos fácilmente. Los pacientes que sufren pérdida de memoria a corto plazo no pueden recordar quién entró en la habitación cinco minutos antes, pero pueden recordar a su amigo de la infancia de hace 50 años.

Echemos un vistazo a  los diferentes tipos de memoria.

  • Memoria a corto plazo: La memoria a corto plazo, también conocida como memoria primaria o activa, es la información de la que actualmente somos conscientes o que estamos pensando. La información que se encuentra en la memoria a corto plazo proviene de prestar atención a los recuerdos sensoriales.
  • Memoria sensorial: La memoria sensorial es el elemento de memoria a más corto plazo. Es la capacidad de retener impresiones de información sensorial después de que los estímulos originales hayan terminado.
  • Memoria a largo plazo: La memoria a largo plazo es, obviamente, suficiente, para el almacenamiento de información durante un largo período de tiempo. A pesar de nuestras impresiones cotidianas sobre el olvido, parece probable que la memoria a largo plazo en realidad se deteriore muy poco con el tiempo, y puede almacenar una cantidad aparentemente ilimitada de información casi indefinidamente.
  • Memoria episódica: La memoria episódica representa nuestra memoria de experiencias y eventos específicos en el tiempo en forma de serie, a partir de la cual podemos reconstruir los eventos reales que tuvieron lugar en cualquier momento dado en nuestras vidas.
  • Memoria semántica: La memoria semántica, por otro lado, es un registro más estructurado de hechos, significados, conceptos y conocimiento sobre el mundo externo que hemos adquirido.
  • Memoria declarativa: La memoria declarativa (“saber qué”) es memoria de hechos y eventos, y se refiere a aquellos recuerdos que pueden recordarse conscientemente (o “declararse”). A veces se llama memoria explícita.
  • Memoria procedimental: La memoria procedimental es una parte de la memoria a largo plazo que es responsable de saber cómo hacer las cosas, también conocidas como habilidades motrices.

La verdad es que la memoria y amnesia psicológica son conceptos muy amplios que debe ser estudiados con detenimiento. Hay que comprender profundamente todo lo que corresponde realmente a la memoria y aprendizaje para poder estudiar la relación presente en la memoria y atención cómo procesos psicológicos. Y es que la memoria y atención psicológica inevitablemente nos llevan a entender la precepción y memoria en psicología como un  conjunto, conceptos que forman un todo y que tienen un gran impacto sobre nosotros.

Desde el punto de vista de la psicología, la relación de la memoria y la conformación de nuestra personalidad es de vital importancia para todos nosotros. El estudio de los factores que influyen en su pérdida y la forma en qué se puede hacer la mejor intervención para prevenir o revertir un hecho tan problemático para cualquier persona como puede ser una pérdida cognitiva en una parte tan importante de nuestro propio ser.


Te puede interesar

Ejercicios de estimulación cognitiva para Alzheimer

Atencion y memoria en el aprendizaje

Atención y memoria en el aprendizaje

¿Te has preguntado cómo influyen la atención y la memoria en el aprendizaje? Hay una evidente relación de atención y memoria en el aprendizaje. La memoria y la atención están claramente relacionadas porque el proceso de atención tiene su comienzo cuando el cerebro recuerda qué sentidos capturan. Cuando alguien presta atención a una comida, el sentido químico del gusto trata de reconocer todos los sabores, tratando de separar cada uno de los componentes para poder decir de qué sabor se trata.

Cuando se requiere atención del sistema visual, debemos recordar la ubicación espacial de los objetos, los colores, las formas y la composición de las estructuras de lo que vemos, y en ocasiones se requiere velocidad y movimiento. Pero el proceso se vuelve complejo cuando después de ver algo por un tiempo, tenemos que responder preguntas específicas sobre esos objetos o su composición. Por supuesto cuantos más elementos involucrados en la escena hay más complejo será determinar lo que buscamos

 

La atención es importante para el aprendizaje, ya que desempeña un papel en la memoria, y una mente errante puede afectar su capacidad para recordar información.
– Neuronup

Es decir, la atención y memoria en el proceso de aprendizaje juegan un rol fundamental. Para cosas mundanas como recordar detalles de un informe o un libro de texto que leíste ayer, esto puede ser molesto o ineficiente, lo que te obliga a volver a leer el material que habrías recordado si no te hubieras distraído.

Relación de atención y memoria en el aprendizaje

Pero, ¿qué pasa con situaciones más extremas desde el punto de vista emocional como presenciar un accidente automovilístico o escuchar un disparo? Los psicólogos han estado estudiando cómo la emoción y el estrés afectan nuestra capacidad para concentrarnos y recordar los detalles. Es innegable que la atención, el aprendizaje y la memoria guardan una gran relación dentro de los aspectos psicobiológicos, por lo que deberíamos profundizar en analizar la importancia que tienen la percepción, la atención y la memoria en el aprendizaje

Entonces, una pregunta que deberíamos hacernos es, ¿Cómo la atención y la memoria influyen en el aprendizaje escolar?

Todavía hay tantas tensiones entre la necesidad de que la “ciencia” sea algo que sucede en el laboratorio y las realidades de la práctica que ocurren en la complicada complejidad del desarrollo humano y las relaciones. Esto agrega peso a la pregunta, ¿puede la neurociencia realmente ayudarnos a traducir su conocimiento en el aula?

Si un niño tiene una discapacidad de aprendizaje, existe una gran posibilidad de que también sufra un déficit de atención. Del mismo modo, los niños con déficit de atención a menudo tienen dificultades de aprendizaje Puede haber diversos grados de severidad en cada área. Si existen afecciones en varias áreas, aunque sean de baja gravedad, puede tener un efecto acumulativo y obstaculizar el éxito escolar.

La atención y el aprendizaje son muy diferentes pero también muy dependientes el uno del otro el uno del otro. Por eso la terapia educativa aborda ambos debido a esa dependencia.
– Neuronp

Cómo la atención y la memoria influyen en el aprendizaje escolar

El aprendizaje es el proceso de memorización, integración y aplicación de nueva información y conceptos. La atención es el proceso de priorizar y aplicar información y conceptos. La dinámica final de estos dos procesos implica la distribución de energía, las prioridades y la toma de decisiones una vez que se absorbe la información.

La atención y la memoria afectan efectivamente a los procesos de aprendizaje debido a la naturaleza compleja de nuestro proceso de almacenamiento la información, a qué elegimos prestarle atención, la relación que tenemos con la persona y el entorno del que estamos recabando información así como también a factores ambientales como si estás durmiendo lo suficiente o si estás privado del sueño.

Como podremos encontrar en muchos libros de atención y memoria en el aprendizaje, algo a lo que se le debe prestar especial atención en este aspecto es la atención, el aprendizaje y la memoria en la vejez.

Así como los cambios relacionados con la edad en la estructura y la función del cerebro no son uniformes en todo el cerebro o ni en todos los individuos, los cambios relacionados con la edad en el desarrollo cognitivo tampoco son uniformes en todos los dominios cognitivos o en todos los individuos mayores.

Las funciones cognitivas básicas más afectadas por la edad son la atención y la memoria. Sin embargo, ninguna de estas son funciones unitarias, y la evidencia sugiere que algunos aspectos de la atención y la memoria se mantienen bien con la edad, mientras que otros muestran disminuciones significativas.

La percepción (aunque es considerada por muchos como una función precognitiva) también muestra disminuciones significativas relacionadas con la edad atribuibles principalmente a la disminución de las capacidades sensoriales. Los déficits en estas etapas tempranas de procesamiento podrían afectar las funciones cognitivas más adelante en la secuencia de procesamiento. Las funciones cognitivas de nivel superior, como el procesamiento y la toma de decisiones, también pueden verse afectadas por la edad.

Estas tareas naturalmente se basan en funciones cognitivas más básicas y mostrarán déficits en la medida en que esos procesos fundamentales se vean afectados. Además, las tareas cognitivas complejas también pueden depender de un conjunto de funciones ejecutivas, que administran y coordinan los diversos componentes de las tareas.

Atención, aprendizaje y memoria en la vejez

Una evidencia considerable apunta al deterioro de la función ejecutiva como un contribuyente clave a las disminuciones relacionadas con la edad en una variedad de tareas cognitivas. Finalmente, aunque estas funciones cognitivas serán revisadas por separado a continuación, es muy claro que se superponen e interactúan de maneras interesantes y complejas.

Aunque la imagen general puede parecer una de deterioro cognitivo, existe una enorme variabilidad entre los individuos. Muchas personas mayores superan a los jóvenes en algunas tareas cognitivas, y en otras tareas al menos lo hacen tan bien como los jóvenes. Una pregunta de gran interés para los investigadores de procesos de envejecimiento es qué es lo que explica esta variabilidad.

La disminución de las capacidades sensoriales y perceptivas tiene implicaciones importantes para la vida cotidiana de los adultos mayores. A medida que las personas mayores desarrollan estrategias para compensar la disminución de las capacidades sensoriales, las formas en que realizan otras tareas cognitivas también pueden verse alteradas y pueden ser menos eficientes. Reentrenar y practicar estas tareas puede ayudar a ajustar y mejorar su rendimiento.

mantener una buena memoria

Un estilo de vida saludable puede ayudarte a mantener una buena memoria

El ritmo y estilo de vida moderna, los procesos automatizados, la “digitalización” de nuestro día a día, es uno de los factores que más afecta la memoria de las personas en la actualidad. No, de ningún manera es el propósito de este artículo proponer volver a la edad de las cavernas, pero sí es necesario tomar en cuenta y aprovechar en cuanto se pueda, el hecho comprobado de que una vida saludable puede ayudarnos a mejorar los procesos relacionados con nuestra memoria.

Del sedentarismo físico al sedentarismo mental

Del mismo modo que el sedentarismo físico afecta nuestros músculos, nos hace propensos a engordar y a sufrir enfermedades relacionados  con la obesidad y falta de ejercicio, igualmente el sedentarismo mental, tratar de reducir constantemente los procesos de la memoria, hacen que esta también reduzca su efectividad. Es muy común que escuchemos (o digamos) “¿Y ahora donde dejé las llaves?” como una manera de desahogarnos por algo que parecemos no entender, pero es difícil ver a alguien tratando de memorizar 12 o 15 números de personas importantes en su vida, algo que era muy común hacer antes que los dispositivos móviles llegarán a la vida de las personas, con agendas que guardan todos los nombres por ti sin necesidad de esforzar tu memoria.

Pero arriba ese ánimo, las mejores armas para prevenir y/o combatir la pérdida de memoria la tenemos en nuestras casas, trabajos e incluso en la intimidad de nuestra habitación. Construir hábitos sanos, comer de manera saludable, hacer ejercicios que normalmente conduzcan a interacción social, como trotar, hacer yoga o bailoterapia, ayuda mucho, pero lo mejor de todo es enfocarse en aprender cosas nuevas cada día, el proceso cognitivo es un verdadero  escudo que nos protege en el tiempo de los riesgos de la pérdida de memoria.

¿Tan simple como aprender cosas nuevas?

Por supuesto, pero deben ser cosas que te obliguen a realizar un mínimo esfuerzo mental, es decir, si estás aprendiendo a usar un nuevo dispositivo que servirá para grabar más números de teléfonos, apenas son unos pasos, luego terminarás dejando todo el trabajo mental a un aparato o sistema automático, eso no ayuda. Por otra parte, desde actividades en apariencia triviales como resolver crucigramas o sudokus, leer un libro o aprenderte canciones, te ayudarán a blindar tu memoria.

Idiomas y música grandes aliados de la memoria

Estudios han demostrado que los músicos tienen una memoria muy sana en el tiempo e incluso, una facilidad resaltante para las matemáticas, del mismo modo ocurre con quienes estudian idiomas. Los continuos procesos de aprendizaje, análisis y memorización de partituras, por ejemplo, representa algo parecido a leer cuentos que deben memorizarse, en su contenido y en todos los matices que implique dicho contenido, aunque para un músico hábil esto se convierta en algo normal, usted podrá corroborar lo difícil que es si trata de memorizarse por completo algún cuento.

Pero si no te gusta estudiar música, leer o resolver sudokus, puedes llevar a cabo acciones o procesos mucho más comunes como preparar una nueva receta cada domingo, si te gusta cocinar, cualquier proceso que implique ejercitar la memoria aprendiendo cosas nuevas y mejor aún, poniéndolas en práctica, son parte de esa vida saludable que promete (y cumple) mantener tu memoria sana en el tiempo.

Una dieta saludable también es un gran aliado en esta misión de preservar al máximo tu cerebro y más específicamente tu memoria. Los expertos recomiendan consumir muchos vegetales, frutas y grano, esto con miras a fortalecer el sector del cerebro encargado de la memoria. Algunos alimentos específicamente recomendados para la memoria son el pescado, por el Omega 3, componente muy importante para nuestro cerebro, frutos secos, como nueces y almendras, que aparte del Omega 3, tienen un alto contenido de vitamina B6 y E, también directamente relacionadas con los procesos mentales y el cuidado de nuestro cerebro.

Descanso: Una llave maestra

Así es, el descanso diario viene a ser para nuestro organismo algo así como la carga de un móvil, es lo que nos permite rendir al máximo pero también cuidar nuestras capacidades en el tiempo. Es tan importante el adecuado descanso diario que son muchos los trastornos delicados que se relacionan con la falta de sueño, empezando por el estrés mismo, la ansiedad crónica, la pérdida de memoria y en fin, la disminución notable de nuestro rendimiento en el día a día. Escuchar música, incluso mirar algún documental de una temática de tu agrado, ayuda mucho para mantener mejor nuestra memoria.

El Alzheimer, como toda enfermedad degenerativa, en este caso a nivel mental, ha sido en la sociedad un motivo de dolor y frustración para muchos, pero para otros ha sido ese llamado a cuidar un poco mejor nuestra súper computadora, la que siempre llevamos encima, que tiene capacidades increíbles, pero que también requiere cuidados especiales: nuestro cerebro. Así, familias han aprendido que los ancianos no mejoran solo descansando en un mueble, sin nada que hacer en el día, por el contrario, ellos también pueden luchar contra la pérdida de la memoria desde casa incluso con salidas cortas, pero manteniendo conversaciones, actualizándose sobre los sucesos del momento y sobre todo, dedicándoles tiempo para crear conversaciones amenas que obliguen a sus cerebros a mantenerse activos. Una caminata diaria corta, de al menos 1 kilómetro, en grupo, es algo que poco nos cuesta, pero que puede representar, a mediano y largo plazo, la diferencia entre tener una buena memoria o inicios de Alzheimer.

En resumen, queda claro que nuestro estilo de vida sí incide en nuestra memoria, tanto desde el aspecto negativo, acostumbrándonos a automatizar todos los procesos posibles y descuidando el constante aprendizaje o prácticas diarias como la lectura o las dinámicas de ejercitación en grupo, como desde la parte positiva, aprendiendo a valorar la compañía e interacción con nuestros seres queridos, así como dedicando algún tiempo al sano entretenimiento que pueda representar un ejercicio mental desde el hogar tan sencillo como resolver un sudoku o crucigrama ocasionalmente.

postura corporal

Fake It Until You Make It: Influencia de la Postura Corporal en la Actitud y el Rendimiento Cognitivo

Estamos acostumbrados a leer que el lenguaje no verbal, nuestros gestos y posturas corporales, revelan nuestro estado anímico o psicológico, algo que reflejamos incluso en nuestra forma metafórica de hablar, cuando utilizamos expresiones como “llevar peso sobre los hombros” haciendo referencia a un sentimiento de culpa o de responsabilidad, o “llevar la cabeza alta” para referirnos a la conveniencia de mantener una actitud de cierto orgullo.

Pero, ¿qué sucede si adoptamos a propósito una postura similar? ¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico o anímico?

¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico?

La investigadora de la Universidad de Columbia Dana R. Carney y su grupo de investigación se hicieron esta pregunta y llevaron a cabo un estudio [1] con el que quisieron comprobar si adoptando una postura corporal asociada con una actitud de poder (posturas expandidas, con las extremidades abiertas, que en la naturaleza se asocian con un alto nivel de poder o rangodel individuo que la exhibe) provocaba cambios a nivel psicológico, fisiológico y conductual, que hicieran a los participantes sentirse y comportarse de forma típica a como se ha observado que lo hacen las personas con alto poder.

En particular, las personas de gran poder en comparación con las personas con poco poder, además de adoptar posturas corporales más expandidas y abiertas que proyectan dominio, muestran también mayor disposición a participar en la acción y a asumir riesgos que las personas con bajo poder, y se sienten con más nivel de control o de poder que estas[1].

Por el contrario, las personas con bajo poder muestran el perfil opuesto, adoptando posturas contraídas y cerradas (extremidades que tocan el torso) que proyectan bajo poder y asumiendo menos riesgos.

Además, en los seres humanos y en otros animales los individuos poderosos y los individuos sin poder también se diferencian en el perfil neuroendocrino, mostrando los primeros niveles altos de testosterona (la hormona del dominio) y bajos de cortisol (la hormona del estrés) y los segundos niveles bajos de testosterona y altos de cortisol.

Teniendo todo esto en cuenta, los investigadores midieron los niveles salivares de testosterona y cortisol de los participantes antes y después de posicionarles en la postura corporal de interés (de alto vs. de bajo poder). Tras haber mantenido los sujetos dicha postura durante 1 minuto, se midió también su conducta de toma de riesgo (mediante una gambling-taskotarea de juego) así como una medida del sentimiento de poder mediante un autoinforme en una escala de 1 (en absoluto) a 4 (mucho).

Los investigadores observaron que los participantes que habían adoptado posturas de poder alto mostraban cambios respecto a sus niveles basales (antes de adoptar la postura experimental) en el sentido esperado para las personas con alto poder: su nivel de testosterona había aumentado y el de cortisol había disminuido, y tenían puntuaciones mayores en sentimiento de poder y control. Además, el 86,36% de este grupo de participantes mostró conductas de mayor riesgo en la tarea de juego, frente al 60% del grupo de sujetos que había adoptado posturas de bajo poder.

Los sujetos que habían adoptado posturas de bajo poder también mostraron cambios congruentes con lo esperado: su nivel de testosterona disminuyó, aumentando el de cortisol, y tenían puntuaciones más bajas en sentimiento de poder que antes de adoptar la postura.

Así los investigadores concluyeron que, una manipulación simple de la postura corporal durante 1 minuto fue suficiente para alterar significativamente los estados fisiológicos, mentales y conductuales de los participantes, y que ello puede preparar a los sistemas mental y fisiológico de los individuos para soportar situaciones difíciles y estresantes.

Leer más

Habilidades sociales definición tipos y ejemplos

Habilidades sociales : definición, tipos y ejercicios

¿Qué son las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de estrategias de conducta y las capacidades para aplicar dichas conductas que nos ayudan a resolver una situación social de manera efectiva, es decir, aceptable para el propio sujeto y para el contexto social en el que está.

Permiten expresar los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de modo adecuado a la situación en la cual el individuo se encuentra mientras respeta las conductas de los otros. Así, nos hacen mejorar nuestras relaciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo que queremos y conseguir que los demás no nos impidan lograr nuestros objetivos.

Estos comportamientos son necesarios para interactuar y relacionarse con los demás de forma efectiva y mutuamente satisfactoria.

Tipos de habilidades sociales:

Si nos preguntamos qué tipo de habilidades sociales hay podemos hablar de  básicas y algunas un poco más complejas.

Habilidades sociales básicas:

  • Escuchar
  • Iniciar una conversación
  • Formular una pregunta.
  • Dar las gracias.
  • Presentarse.
  • Presentar a otras personas.
  • Realizar un cumplido.

Habilidades sociales complejas:

  • Empatía. Capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona.
  • Inteligencia emocional.  La inteligencia emocional es la habilidad social de una persona para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones (Salovey y Mayer, 1990).
  • Asertividad. Habilidad para ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás ni menospreciar la valía de los otros, sólo defendiendo sus derechos como persona.
  • Capacidad de escucha. Capacidad de escuchar con comprensión y cuidado, entendiendo lo que la otra persona quiere decir y transmitiendo que hemos recibido su mensaje.
  • Capacidad de comunicar sentimientos y emociones. Capacidad de manifestar ante las demás personas nuestros sentimientos de una manera correcta, ya sean positivos o negativos.
  • Capacidad de definir un problema y evaluar soluciones. Habilidad social de una persona para analizar una situación teniendo en cuenta los elementos objetivos, así como los sentimientos y necesidades de cada uno.
  • Negociación. Capacidad de comunicación dirigida a la búsqueda de una solución que resulte satisfactoria para todas las partes.
  • Modulación de la expresión emocional. Habilidad de adecuar la expresión de nuestras emociones al entorno.
  • Capacidad de disculparse.Capacidad de ser conscientes de los errores cometidos y reconocerlos.
  • Reconocimiento y defensa de los derechos propios y de los demás. Habilidad de ser consciente de nuestros derechos y los de los demás y defenderlos de una manera adecuada.

¿Para qué sirven las habilidades sociales?

Las habilidades sociales son el conjunto de conductas que nos permiten relacionarnos con los demás de manera satisfactoria, por lo que son imprescindibles en cualquier ambiente que nos podamos encontrar (en familia, en el trabajo, en la calle, etc.).

Una adecuada puesta en práctica de estas habilidades es beneficiosa para aprender a expresarse y comprender a los demás, tener en cuenta las necesidades e intereses de todo el mundo, intentar encontrar la solución más satisfactoria para todos ante un problema o ser solidario, cosas fundamentales si queremos vivir en sociedad.

Actividades para trabajar habilidades sociales

Si os preguntáis cómo desarrollar habilidades sociales en niños,  cómo trabajar habilidades sociales en adolescentes o estáis buscando cómo desarrollar habilidades sociales en adultos, a continuación os mostramos actividades para desarrollar habilidades sociales :

Leer más

Sistema de Neuronas Espejo

Sistema de Neuronas Espejo: función, disfunción y propuestas de rehabilitación

Definición del sistema de neuronas espejo

Neuroanatomía de las neuronas espejo sistema motor/imitación :

Existen dos redes principales neuronales que conforman el sistema de neuronas espejo (Cattaneo & Rizzolati, 2008): una formada por zonas del lóbulo parietal y la corteza premotora, así como por la parte caudal del giro frontal inferior; y otra formada por la ínsula y la corteza frontal medial anterior. Nos centraremos ahora en el primer sistema, que implica al aprendizaje basado en la observación y la imitación. La organización anatómica del primer sistema responde a una jerarquía somatotópica de la corteza premotora ventral, siendo los actos motores de las piernas localizados en la zona dorsal; las conductas faciales localizadas ventralmente, y las manuales con una distribución intermedia. La localización de actos motores proximales (mover la mano hacia un punto) se representan dorsalmente, mientras que el simple acto de agarrar produce una actividad ventral en la corteza premotora. Por otro lado, la observación de actos motores produce una activación diferencial en la corteza parietal, también.

La observación de actos transitivos produce una activación del surco intraparietal, así como una activación de la convexidad parietal adyacente a dicha área. La observación de actos intransitivos –independientemente de que sean actos simbólicos o repetición mímica- encuentran una actividad específica en la parte posterior del giro supramarginal, que se extiende al giro angular. Por último, la observación de actos realizados con herramientas, activa específicamente la parte más rostral del giro supramarginal. El sistema de neuronas espejo produce una evocación del actor motor observado dentro de la propia corteza premotora. Esta actividad se coordina a la vez en el lóbulo parietal. Es necesario diferenciar la secuencia de los procesos de observación para delimitar correctamente la neuronanatomía del primer sistema expuesto (frontoparietal). En este sistema, hablaremos de conductas observadas que suponen un priming visuomotor para la ejecución –o no- de una acción. Por lo tanto, excluiremos la concepción de priming motorvisual, que implica predicciones de consecuencias durante la planificación de acciones. La actividad de este sistema frontoparietal –y he aquí lo relevante- se produce cuando la conducta existe –potencialmente- en el repertorio del sujeto. Es decir, un humano observando un ladrido no activa las áreas premotoras y parietales, ya que no posee ese repertorio conductual en la corteza.

Por otro lado, la actividad del sistema es proporcional a la experiencia del observador en la conducta que está observando. La conectividad funcional del sistema frontoparietal de neuronas espejo presenta una secuencia durante la observación. Originalmente esta secuencia se origina en el lóbulo occipital, donde se registran las características principales de los estímulos observados. Toda la información se envía a las áreas de integración en una serie de pasos que varían de 20 mseg. a 60 mseg., por este orden: en primer lugar el surco temporal superior, luego al lóbulo parietal inferior, tras ello la información va al giro frontal inferior y, por último, a la corteza motora primaria.

Leer más

Síndrome de Tourette

Deconstruyendo el Síndrome de Tourette

¿Has oído hablar del síndrome de Tourette? En España aún se considera como una enfermedad rara según su prevalencia en la población, sin embargo los estudios a nivel internacional indican que en realidad es una condición mucho más frecuente de lo que se pensaba [1,2].

Dado que el 7 de junio es el Día Europeo del Síndrome de Tourette,el post de hoy está dedicado a desmitificar esta y otras concepciones erróneas que aún circulan sobre él.

Deconstruyamos entonces el síndrome de Tourette.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE TOURETTE?

Según los criterios diagnósticos internacionales el síndrome de Tourette es un trastorno primario del movimiento, cuya característica principal es la presencia crónica de tics[3,4], si bien con frecuencia se asocia a otros trastornos como el TOC o el TDAH [1].

¿QUÉ DEFINE UN TIC?

Aunque como se ha apuntado, la palabra tic derive del italiano ticchio [5]que significa capricho como sinónimo de deseo, lujo, extravagancia [6, 7], lejos de ser un capricho o deseo de la persona que los manifiesta, los tics son movimientos o vocalizaciones que se realizan de forma involuntaria, a pesar de que puedan resultar extravagantes por ser exagerados en intensidad, frecuencia o repetición, y descontextualizados o sin relación con las situaciones, pues son conductas que no se dirigen a un objetivo, como sí lo hacen los movimientos voluntarios [8] o la emisión voluntaria de palabras o sonidos.

DECONSTRUYENDO EL TOURETTE

  • Más que un síndrome, es un trastorno de espectro.Se han descritovarios síndromes o subtipos distintos de Tourette [1,9], razón por la cual actualmente se considera más apropiado hablar de trastorno de espectro Tourette que de síndrome de Tourette [10].
  • Decir obscenidades no es frecuente en el Tourette. La coprolalia (decir palabras obscenas involuntariamente y sin intención de ofender [1,10]) es uno de los síntomas más popularizados del Tourette, en parte debido a su difusión a través del cine y los medios de comunicación. Aunque sin duda pueda resultar una de sus manifestaciones más llamativas, se trata de una característica presente en menos una quinta parte de los afectados [11].

Leer más

esclerosis-múltiple

La esclerosis múltiple alza la voz

Ni se conoce su causa, ni se conoce su cura. La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurodegenerativa crónica y autoinmune que afecta al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) de 2. 500. 000 personas en todo el mundo. Con motivo del  Día Mundial de la Esclerosis múltiple, que se celebra el 31 de mayo, damos voz a esta enfermedad.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que afecta al cerebro y  a la médula espinal. El sistema inmune de nuestro organismo ataca a la mielina (el material que rodee y protege las células nerviosas) lo que causa una mala comunicación entre las neuronas y provoca síntomas diversos de la EM que describiremos a continuación.

¿A quién afecta la esclerosis multiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad de adultos jóvenes puesto que se diagnostica habitualmente entre los 20 y los 40 años. Supone la primera causa de discapacidad neurológica sobrevenida y la segunda causa de discapacidad en personas jóvenes, por detrás de los accidentes de tráfico. Asimismo es una enfermedad que afecta en mayor medida a mujeres que a hombres.

¿Cómo se diagnostica?

La esclerósis múltiple no es contagiosa, ni hereditaria y no se puede prevenir. Lo ideal es un diagnóstico temprano.

El diagnóstico de la esclerosis múltiple se realiza través de:

  • La historia clínica.
  • La exploración neurológica.
  • Los potenciales evocados.
  • Los datos del estudio del líquido cefaloraquídeo.
  • Las lesiones desmielinizantes que se puedan identificar a través de la resonancia magnética. La resonancia magnética (RM) es una de las pruebas principales para diagnosticar la esclerosis múltiple. Se trata de una técnica no invasiva que consiste en capturar imágenes muy detalladas del cerebro y la médula espinal.

Gracias a una resonancia magnética se pueden apreciar en el cerebro las lesiones que se producen a causa del ataque del sistema inmunitario a la mielina. Asimismo,  es preciso matizar que esta prueba no puede considerarse concluyente debido a que no todas las lesiones pueden ser captadas por el escáner y porque hay otras enfermedades que pueden producir anomalías idénticas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Leer más

agnosia visual

Agnosia visual (o no entender lo que estás viendo)

¿Alguna vez te has descubierto intentando comprender una imagen sin conseguirlo, tratando de encontrar alguna semejanza entre lo que veías y algún objeto conocido para poder darle sentido a esa imagen que nunca habías visto antes? Quizá hayas experimentado esta sensación momentáneamente, al ver por primera vez una imagen de resonancia magnética o una ecografía, o incluso un cuadro abstracto cuyo título te indujo a esforzarte en reconocer en él un objeto concreto.

La agnosia visual es un trastorno perceptivo adquirido por daño cerebral, en el que la persona afectada es incapaz de reconocer, a través de la vista, estímulos que antes de la lesión sí podía identificar, a pesar de conservarla sensación  visual al menos parcialmente (no hay ceguera) [1] y a pesar de poder reconocerlos a través de otros sentidos, como el tacto o el oído.

Estas personas ven, pero no entienden lo que ven; bien porque el cerebro no llega a construir una imagen global coherente a partir de los rasgos visuales que le proporcionan los ojos, o porque a pesar de poder construir dicha imagen (percepto), esta no puede ponerse en relación con nada ya conocido, de forma que no se le asigna un significado o una idea sobre qué es o para qué puede servir lo que se está viendo. En el primer caso se habla de agnosia visual aperceptiva y en el segundo, de agnosia visual asociativa[1,2].

TIPOS DE AGNOSIA VISUAL

En la agnosia visual aperceptiva, al fallar la construcción del percepto, la persona no es capaz de identificar la forma de los objetos, de modo que no puede reconocer las diferencias entre objetos similares, copiar su dibujo, ni reconstruir mentalmente formas [1].

En la agnosia visual asociativa la persona percibe correctamente las formas, pero no puede interpretarlas. Es capaz de emparejar figuras semejantes y de copiar su  dibujo, pero no puede relacionar una forma con un objeto[1] (por ejemplo, relacionar un rectángulo con un libro, o un guante con una mano).

agnosia visual

 

Test de Poppelreuter (figuras superpuestas) utilizado en la evaluación de la agnosia visual. Las personas con agnosia aperceptiva no podrán identificar las diferentes figuras (por ejemplo, coloreándolas o perfilándolas). Las personas con agnosia asociativa podrán identificar correctamente las distintas figuras sin reconocer de qué objetos se trata.

 

 

 

Además la agnosia visual puede afectar de forma selectiva al reconocimiento de distintos tipos de estímulos, como objetos (agnosia visual de objetos), colores (agnosia cromática oacromatognosia), palabras (alexia agnósica), caras (prosopagnosia) o a la integración de los elementos de un estímulo complejo (agnosia simultánea osimultagnosia) [1,3].

Leer más

10 ejercicios para estimular el lenguaje- frases orales verdaderas o falsas

10 ejercicios para estimular el lenguaje

El lenguaje es una de las principales funciones cognitivas que permite a las personas elaborar, comunicar y entender ideas mediante sonidos, símbolos y/o sistemas de gestos.  O dicho de otra forma, “el lenguaje es el resultado de una actividad nerviosa compleja que permite la comunicación interindividual de estados psíquicos a través de la materialización de signos multimodales que simbolizan estos estados de acuerdo con una convención propia de una comunidad lingüística” (Lecours y cols., 1979).

De este modo los trastornos del lenguaje aparecen cuando el desarrollo del lenguaje no sigue el patrón previsto o se producen déficits significativos en algunos de sus aspectos. Cuando existe una afectación total o parcial del lenguaje se le denomina generalmente afasia. Ya hablamos en un post anterior sobre las afasias. Ver aquí.

¿Te imaginas no poder decir lo que piensas? ¿O que no fueras capaz de entender nada de lo que otros dicen? ¿O que no pudieras leer un cartel porque mezclases las letras? Los problemas en el lenguaje se traducen en limitaciones en la vida diaria de las personas con estos trastornos. En NeuronUP contamos con números ejercicios para estimular el lenguaje.

10 Ejercicios para estimular el lenguaje

1. El ahorcado

10 ejercicios para estimular el lenguaje- el ahorcador

2. Nombrar objetos con pistas fonológicas

Para trabajar la denominación, un ejercicio ideal es nombrar objetos con ayuda de pistas fonológicas. Se debe nombrar los objetos con la ayuda de las pistas.

Os ponemos un ejemplo de un nivel avanzado:

10 ejercicios para estimular el lenguaje -nombrar objetos con pistas fonologicas

Si quieres trabajar con tus pacientes éste u otros ejercicios para mejorar el lenguaje de NeuronUP, solicita tu demo gratuita aquí:

SOLICITA TU DEMO

3. Frases orales verdaderas o falsas

A continuación os mostramos un ejercicio para estimular el lenguaje que consiste en decir si una serie de frases son correctas o falsas en relación a la situación mostrada en la pantalla. En NeuronUP esta actividad tiene dos modalidades: una en la que las frases son presentadas verbalmente y otra en la que aparecen por escrito, ya que no todos los pacientes tienen el mismo tipo de déficit.

En el siguiente caso, las frases estarían presentadas verbalmente y el usuario debería escucharlas y señalar si son verdaderas o falsas. La principal función cognitiva que se trabaja es la comprensión.

10 ejercicios para estimular el lenguaje- frases orales verdaderas o falsas

Ver más ejercicios para estimular el lenguaje