• [show_testimonials]
  • Home
  • Deterioro Cognitivo

Archives of #Deterioro Cognitivo

postura corporal

Fake It Until You Make It: Influencia de la Postura Corporal en la Actitud y el Rendimiento Cognitivo

Estamos acostumbrados a leer que el lenguaje no verbal, nuestros gestos y posturas corporales, revelan nuestro estado anímico o psicológico, algo que reflejamos incluso en nuestra forma metafórica de hablar, cuando utilizamos expresiones como “llevar peso sobre los hombros” haciendo referencia a un sentimiento de culpa o de responsabilidad, o “llevar la cabeza alta” para referirnos a la conveniencia de mantener una actitud de cierto orgullo.

Pero, ¿qué sucede si adoptamos a propósito una postura similar? ¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico o anímico?

¿Puede una postura corporal determinada cambiar nuestro estado psicológico?

La investigadora de la Universidad de Columbia Dana R. Carney y su grupo de investigación se hicieron esta pregunta y llevaron a cabo un estudio [1] con el que quisieron comprobar si adoptando una postura corporal asociada con una actitud de poder (posturas expandidas, con las extremidades abiertas, que en la naturaleza se asocian con un alto nivel de poder o rangodel individuo que la exhibe) provocaba cambios a nivel psicológico, fisiológico y conductual, que hicieran a los participantes sentirse y comportarse de forma típica a como se ha observado que lo hacen las personas con alto poder.

En particular, las personas de gran poder en comparación con las personas con poco poder, además de adoptar posturas corporales más expandidas y abiertas que proyectan dominio, muestran también mayor disposición a participar en la acción y a asumir riesgos que las personas con bajo poder, y se sienten con más nivel de control o de poder que estas[1].

Por el contrario, las personas con bajo poder muestran el perfil opuesto, adoptando posturas contraídas y cerradas (extremidades que tocan el torso) que proyectan bajo poder y asumiendo menos riesgos.

Además, en los seres humanos y en otros animales los individuos poderosos y los individuos sin poder también se diferencian en el perfil neuroendocrino, mostrando los primeros niveles altos de testosterona (la hormona del dominio) y bajos de cortisol (la hormona del estrés) y los segundos niveles bajos de testosterona y altos de cortisol.

Teniendo todo esto en cuenta, los investigadores midieron los niveles salivares de testosterona y cortisol de los participantes antes y después de posicionarles en la postura corporal de interés (de alto vs. de bajo poder). Tras haber mantenido los sujetos dicha postura durante 1 minuto, se midió también su conducta de toma de riesgo (mediante una gambling-taskotarea de juego) así como una medida del sentimiento de poder mediante un autoinforme en una escala de 1 (en absoluto) a 4 (mucho).

Los investigadores observaron que los participantes que habían adoptado posturas de poder alto mostraban cambios respecto a sus niveles basales (antes de adoptar la postura experimental) en el sentido esperado para las personas con alto poder: su nivel de testosterona había aumentado y el de cortisol había disminuido, y tenían puntuaciones mayores en sentimiento de poder y control. Además, el 86,36% de este grupo de participantes mostró conductas de mayor riesgo en la tarea de juego, frente al 60% del grupo de sujetos que había adoptado posturas de bajo poder.

Los sujetos que habían adoptado posturas de bajo poder también mostraron cambios congruentes con lo esperado: su nivel de testosterona disminuyó, aumentando el de cortisol, y tenían puntuaciones más bajas en sentimiento de poder que antes de adoptar la postura.

Así los investigadores concluyeron que, una manipulación simple de la postura corporal durante 1 minuto fue suficiente para alterar significativamente los estados fisiológicos, mentales y conductuales de los participantes, y que ello puede preparar a los sistemas mental y fisiológico de los individuos para soportar situaciones difíciles y estresantes.

Leer más

epilepsia

El deterioro cognitivo en personas con Epilepsia

¿La epilepsia produce deterioro cognitivo? Desde NeuronUP explican las consecuencias cognitivas de la epilepsia.

 ¿Qué es la epilepsia?

Es una enfermedad crónica del sistema nervioso central desencadenada por una actividad eléctrica excesiva de las neuronas en una zona concreta del cerebro. Se manifiesta en forma de crisis recurrentes que pueden ser convulsivas o no.

 ¿Cómo afecta la Epilepsia a las funciones cognitivas?

Las funciones cognitivas son los procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea de la vida diaria. Permiten que las personas puedan desenvolverse e interactuar con el mundo que les rodea. Las funciones cognitivas incluyen orientación, gnosias, atención, funciones ejecutivas, praxias, lenguaje, memoria, cognición social y habilidades visoespaciales.

La mayoría de las personas que padecen esta enfermedad y reciben un tratamiento adecuado controlan perfectamente la enfermedad y llevan una vida normal. Sin embargo, en ocasiones cuando las crisis epilépticas se originan en determinadas áreas del cerebro, como el lóbulo temporal, pueden llegar a acarrear problemas de memoria, dificultades de atención y concentración y lentitud a la hora de procesar la información. De hecho en los niños es frecuente que se produzca déficit de atención.

 ¿Por qué se produce este deterioro cognitivo?

 Las repercusiones en las funciones cognitivas en las personas con epilepsia pueden deberse tanto:

1.La propia enfermedad:

  • Edad del inicio de la epilepsia.
  • Tipo de crisis.
  • Frecuencia de las crisis.
  • Duración de las crisis.

2. Tratamiento

  • Tipo de fármaco.
  • Efectos de los fármacos.

 ¿Qué papel juega la neuropsicología en la epilepsia?

La intervención neuropsicológica es esencial para describir el estado cognitivo de los pacientes epilépticos. Los neuropsicólogos evalúan los cambios funcionales provocados por esta enfermedad y determinan si es necesario un cambio de estrategia farmacológica o una opción quirúrgica.

Al mismo tiempo el neuropsicólogo juega un papel fundamental en la rehabilitación de las funciones cognitivas afectadas con el objetivo de mejorar la calidad de vida de estas personas.

Si quieres conocer más sobre el papel de la neuropsicología en ésta y en otras enfermedades, visita NeuronUP.

Parkinson

Deterioro cognitivo leve en la enfermedad de Parkinson

Si eres un profesional vinculado al campo de la neurodegeneración, en especial desde la neuropsicología, seguramente sabes que la enfermedad de Parkinson va mucho más allá de temblor o rigidez de movimientos. El Parkinson también es insomnio, depresión, estreñimiento, trastorno del control de los impulsos, sialorrea y, por supuesto, deterioro cognitivo y su manifestación más extrema: la demencia asociada a la enfermedad de Parkinson.

Aunque las estadísticas varían mucho—demasiado diríamos—se considera que aproximadamente el 25 % de las personas con Parkinson sin demencia padecen deterioro cognitivo leve (Aarsland et al., 2010). Y si tomáramos hoy una muestra de enfermos y la siguiéramos durante 20 años, alrededor del 80% terminará desarrollando demencia (Reid, Hely, Morris, Loy, & Halliday, 2011).

Principales procesos cognitivos afectados en el Parkinson

El perfil del deterioro cognitivo de las personas con esta enfermedad varía significativamente del que predomina en las personas con enfermedad de Alzheimer, un trastorno para el que ya te propusimos ejercicios de rehabilitación cognitiva hace un par de semanas.

Se considera que los principales procesos cognitivos afectados con esta enfermedad son la atención, las habilidades visoespaciales, la velocidad de procesamiento de la información y, especialmente, el funcionamiento ejecutivo. Sobre este último déficit existe cierto consenso. El estudio más reciente y amplio que se ha hecho sobre este tema concluyó que el principal tipo de deterioro cognitivo leve que predomina en las personas con Parkinson es el de dominio único no amnésico, siendo las funciones ejecutivas las más comúnmente afectadas (Riedel et al., 2016).

10 actividades de estimulación cognitiva para personas con Parkinson

Basándonos en estas consideraciones os propondremos 10 actividades de estimulación cognitiva de NeuronUP para personas con Parkinson que hacen énfasis en los principales procesos afectados. Aunque ya sabemos que la estimulación debe tener un impacto global en la cognición y otras áreas como la memoria y el lenguaje también deben incorporarse a la rutina diaria para mejorar el funcionamiento cerebral.