• [show_testimonials]

Archives of Sin categoría

Los siete pecados de la memoria

Los Siete Pecados de la Memoria

Los siete pecados de la memoria son un conjunto de acciones u omisiones que nuestra memoria suele realizar que, si bien forman parte de su mecanismo de funcionamiento (recordemos que al final nuestro cerebro es una gran maquina), en realidad nos afectan de un modo u otro en nuestras vidas. Fue el especialista e investigador Daniel Schacter, quien publicó primeramente esta tesis en un libro de su autoría, dejando claro que, si bien, algunos de estos pecados podrían traernos graves consecuencias, al final son necesarios para mantener estables otros procesos importantes, incluso determinantes para nuestra actividad cerebral y nuestra memoria.

Transitoriedad: Nuestra memoria es, en el espacio donde fijamos nuestros recuerdos, como un gran disco duro, pero al mismo tiempo es un disco duro que debe tener en una carpeta a nuestra mano los recuerdos más cercanos o más importantes, por esta razón, hay una gran cantidad de recuerdos, experiencias que, por más queramos recordarlos, cada vez se nos irán borrando, es el mecanismo del cerebro para tener a la mano, frescos, recuerdos, sensaciones y hechos que nosotros mismos le hemos indicado son más valiosos. Cabe resaltar que no podemos dominar la transitoriedad a nuestro gusto, por el contrario, no son raros los casos en que una ruptura amorosa lleva a alguien a querer “olvidar como sea”, todo lo ocurrido con esa ex pareja pero, curiosamente, esos pensamientos intensos, el recordarle continuamente mientras juramos querer olvidarle, en realidad le está ordenando al cerebro que retenga esas vivencias, el alcohol parece ayudar a olvidar en estos casos, pero todo es temporal, el bloqueo que hace el alcohol en parte del hipotálamo solo durara unas horas a lo sumo y nos bloquea en el momento y al día siguiente solo sobre lo ocurrido en la noche, pero no en recuerdos y mucho menos en aquellos que nos encargamos de fijar en el cerebro con tanta intensidad.

Distracción o ausencia de conciencia: Es uno de los problemas más comunes nacidos de nuestra rutina, nos acostumbramos a todos los días repetir las mismas cosas y esto lleva a veces a un relajamiento mental que hace que olvidemos cuando alguien nos ha entregado una carta y donde la hemos colocado, o de pronto no sabemos donde colocamos ese papel con el número de teléfono que nos entregó un viejo amigo con quién nos topamos en la calle.

Bloqueo: Es de lo más común y tiene su origen en procesos internos de la complejidad de nuestro cerebro, a todos nos ha ocurrido ese momento en que, a punto de decir algo, lo olvidamos y entonces soltamos: “lo tenía en la punta de la lengua”, curiosamente, pareciera que mientras más nos esforzamos en recordar “eso” más se empecina nuestro cerebro en bloquearlo y casi siempre, un rato u horas después, cuando estamos relajados y quizás ya no nos sirva el dato o recuerdo, llega a nuestra mente.

Atribución errónea: Es uno de los mecanismos más complejos y delicados de nuestra memoria, obedece a varios factores, uno de ellos, determinante, es el orden cronológico en el que ocurren u observamos ciertos hechos. Por ejemplo, una persona que ha visto como un delincuente arrebata el bolso a una señora podría perderle de vista pero más adelante, observar que han detenido a otro delincuente asaltando a una tienda y, más allá de algún parecido real, relacionar los hechos de inmediato y jurar ante la policía que esa persona fue quien atacó a la señora un rato antes. Es un mecanismo difícil de entender, ya que realmente puede ocurrir que sean señalados inocentes y acá reside el peligro, por eso los sistemas de justicia exigen más pruebas que el solo testimonio, son reducidos pero peligrosos los casos en que por atribución errónea un inocente podría terminar pagando delitos de otro.

Sugestionabilidad: Es un hecho real que todos, en mayor o menor medida y en distintos contextos, con distintos recursos, podemos ser sugestionados, a veces de manera intencional y otras, como ocurre con este pecado capital, por trastadas de nuestro cerebro. Este pecado obedece a la manera en que nuestro cerebro relaciona un hecho del pasado con uno del presente, mezclando factores para que “encajen” en el momento, en cierta forma es una especie de prejuicio de la memoria y se puede dar en distintos escenarios, ocurre normalmente con los casos de avistamientos de supuestas naves extraterrestres. Nunca dejará de ser curioso como de pronto, apenas alguien dijo ver un plato volador, un montón de gente comenzó a verlos, alguien ve una especie de tabaco volando y a los días en otra ciudad otra persona jura haber visto algo similar. Lo que ocurre es que, si vemos una luz, algo que no reconocemos, lo tomamos como eso, una luz que no reconocemos o en la ley un OVNI (Objeto Volador No Identificado – no necesariamente una nave extraterrestre), pero si antes de ver esa luz, miramos en la noticia a alguien hablando de su avistamiento de un platillo volador, de pronto podremos notar una forma que antes no miraríamos y sí, hay una gran posibilidad de que terminemos “viendo” un platillo volador.

Sesgo retrospectivo o parcialidad de la memoria: Es uno de los pecados más curiosos, aunque también más humano, tal cual basamos muchas de nuestras opiniones en prejuicios que anidan en nuestra mente, con el tiempo, los recuerdos también pueden terminar adaptándose a nuestras ideas de la actualidad, nuestra visión del mundo… Así, si en un tiempo disfrutamos mucho de ir a  conciertos de rock y saltar chocando con amigos, de pronto en una etapa de adultos, no nos guste para nada el rock, este parecer se vea reforzado con nuevos amigos o una pareja que deteste esos conciertos con todos esos empujones y entonces nuestros recuerdos bonitos con nuestros amigos roqueros pasan a ser recuerdos de nuestra inmadurez haciendo tonterías con otro grupo de inmaduros. Lo dicho, en realidad, es algo muy humano en toda su esencia.

Persistencia: Es este uno de los pecados que más nos afectan, tanto a nivel profesional, viviendo continuamente recuerdos de algún fallo en el trabajo, un hecho desagradable con un jefe anterior, algo que quizás nos coloque a la defensiva afectando nuestro rendimiento presente, como también puede ser el caso (más común) de alguien que, habiendo terminado una relación amorosa) se esfuerza en borrar el doloroso recuerdo de la separación o, para el momento, los recuerdos dolorosos de los momentos pasados al lado de esa persona. El cerebro entiende los pensamientos intensos como una orden de fijación y mantiene más vivos esos recuerdos, si dices frente a un espejo 1.000 veces: No quiero pensar en pizza, en realidad tu cerebro entiende que quieres tener esa palabra presente.

También te puede interesar

Estimulación cognitiva destinada a personas con alzheimer
Fichas de atención para niños y adultos
Ejercicios para mejorar la memoria
¿Qué es la memoria?

como tener memoria y concentracion

Como tener buena memoria y concentración

Cómo tener buena memoria

Algunos especialistas separan los olvidos temporales o lagunas mentales que algunas personas tenemos ocasionalmente, del camino a enfermedades graves como el Alzheimer, sin ánimo de ser alarmistas, debemos recomendar que, incluso sin que se presenten estas lagunas, nos acostumbremos a ejercitar nuestro cerebro, fortalecer la memoria y concentración, así como mantener una dieta sana o un estilo de vida que nos ayude a mejorar nuestra actividad cerebral. Todo esto puede ser determinante para prevenir la aparición de trastornos mentales. Por otro lado, incluso para los más jóvenes, será de provecho tener siempre una mente sana, una mayor capacidad de concentración y memorización, sin duda debe ser favorable para los estudios de cualquier niño/joven. No te pierdas estos beneficios en tu vida y sigue nuestros consejos sobre como tener una buena memoria y concentración:

Actividades físicas para mejorar la memoria

Es muy conveniente mantenerse activo físicamente, sobre todo si se pueden realizar ejercicios cardiovasculares cuando menos 3 veces a la semana, una caminata diaria o trote corto para los mayores bastará, se trata de ejercitar tu cuerpo para, de ese modo, oxigenar las células del cerebro.

Escuchar música clásica para mejorar la memoria

Muchos estudios sugieren que escuchar música clásica es un factor estimulante de la actividad cerebral, mejora y mantiene las funciones de nuestro cerebro, además de ayudarnos a relajarnos y de ese modo tener un descanso que nos permita repotenciar nuestras funciones cerebrales.

Resolver crucigramas o sudokus ayuda a ejercitar la memoria

Es mucho más que un entretenimiento vago, las prácticas de resolver crucigramas o sudokus obligan a tu cerebro a memorizar, a razonar, a analizar e incluso a aprender nuevas tácticas para resolver dificultades de dichos juegos. Si bien no es algo que a todos agrade, se le puede sustituir por cualquier entretenimiento que ponga en práctica tus agilidades mentales.

El estrés el aliado de la pérdida de memoria

Esta es una técnica muy recomendada por terapeutas. En los momentos de mayor estrés, cuando te das cuenta que tienes 1 semana de retraso en el pago de la electricidad o el cable, cuando te fijas que no has terminado el informe que debías presentar hoy, si eres alguien que se estresa fácilmente, seguramente empezarás a hiperventilar y/o sudar. Justo en ese momento, tienes que relajarte, alejarte del problema, colocarte los audífonos o tomar una ducha por 10 minutos, sin pensar para nada en el problema. Cuando hayas terminado, verás que tu capacidad de concentración habrá aumentado mucho y, si habías perdido algo lo encontrarás. El riesgo de actuar con tanto estrés es claro: Hacer las cosas mal y en mayor tiempo del normal, la falta de concentración jugará en tu contra, con un retraso de 1 día o 1 semana, 10 minutos no harán la diferencia fatal, toma en cuenta esta técnica para momentos de intenso estrés.

Realiza ejercicios de memoria

En este caso no nos referimos directamente a juegos como sudoku o ajedrez, para quienes no acostumbran o no entienden estos juegos, pueden hacer ejercicios tan sencillos como memorizarse 5 números de teléfono, 1 a la vez, puedes repetir el ejercicio 5 veces en distintos momentos del día para, al final, asegurarte de tener memorizados los 5 números en cuestión. Este ejercicio, con repetirlo 2 veces a la semana te ayudará. Puedes variar la modalidad, memorizándote en vez de un número de teléfono, un verso de un poema que te gusta y memorizarte uno al día, de hecho, leer poesía y memorizarla es uno de los ejercicios más gratificantes para la memoria, además de culturizarnos.

Sal de la rutina

Si hay algo que favorece la aparición y avance de enfermedades de la memoria o trastornos de la mente, es la rutina, nuestro cerebro necesita “alimentarse” toda la vida. Una falsa creencia ha sembrado en muchos la idea de que solo los niños pueden absorber y aprender continuamente del mundo que los rodea, si bien es cierto que en nuestra primera edad nuestra capacidad de aprendizaje es mucho mayor, no es menos cierto que nunca dejamos de aprender, quizás no sea viable para un adulto mayor de 88 años aprender violín o aprender a jugar futbol de campo, pero actividades y ejercicios relacionados con la memoria sí se puede.

Leer te ayuda a cuidar la salud de tu memoria

La lectura no solo ejercita nuestra imaginación y mejora nuestra cultura general, cuando leemos, ponemos en práctica partes de nuestro cerebro relacionadas directamente con nuestra memoria, como el hipotálamo o la corteza, ya que lo que leemos e incluso lo que imaginamos, también es “fotografiado” por el hipotálamo y guardado en nuestra corteza como recuerdos de nuestras vidas. Pocas cosas son más sanas y provechosas durante toda nuestra vida que hacernos del hábito de la lectura. Entre otras, tiene una ventaja muy interesante: Podemos leer prácticamente durante toda nuestra vida, a diferencia de los deportes, conducir, correr, actividades que quizás con el tiempo se vean muy limitadas al envejecer nuestro cuerpo, la lectura siempre seguirá siendo una posibilidad y de paso, nos ayudará a mantener activo y sano nuestro cerebro.

Tu memoria necesita descanso

Algunas reglas aplican prácticamente para todo. Este es el caso del descanso adecuado, nuestro cuerpo es como una máquina, una que se cansa y si no descansa correctamente, no rendirá al 100% y las fallas producto de no descansar lo suficiente, empiezan por el cerebro. Si no duermes bien, tu memoria pronto empezará a fallar, no dudes en relacionar las lagunas mentales con un descanso reducido para lo recomendable, el sueño es sagrado, cuida mucho de mantener siempre como una regla inalterable dormir las horas correspondientes.

Alimentación sana

Algunas comidas sobresalen entre otras, como el pescado por el Omega 3, pero en realidad una dieta saludable, en general, te ayudará a mantener una buena memoria y concentración. Consumir vegetales con frecuencia, comer frutas varias veces a la semana, beber café y vino (sin exagerar) también ayuda al cerebro a mantenerse sano, por el contrario, emborracharse o consumir bajo esquemas de adicción productos con alto contenido de químicos como la Coca cola, juega en contra a la hora de cuidar nuestra memoria, nuestra concentración y nuestro cerebro.

 

actividades para mejorar las funciones ejecutivas

5 Actividades para mejorar las funciones ejecutivas

Tal y como os prometimos, hoy hablaremos de algunas actividades para mejorar las funciones ejecutivas que utilizan los profesionales que trabajan con  NeuronUP.

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas:

     1. Chapas

En este ejercicio los usuarios tendrán que ordenar de menor a mayor las chapas en movimiento. Al practicarlo se trabajarán principalmente tres funciones ejecutivas: la memoria de trabajo, la inhibición y la heminegligencia. También se entrena la atención sostenida.

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas 1

Esta actividad de rehabilitación cognitiva para mejorar las funciones ejecutivas también está disponible para niños bajo el nombre de “El pequeño glotón”, un juego donde los niños tienen que comerse todas las galletas, eso sí, siguiendo un orden estricto.

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas 2

     2. Relacionar conceptos

Una ficha para trabajar el razonamiento en la que los usuarios tienen que ser capaces de emparejar las palabras que tengan relación entre sí. Como todas las fichas de NeuronUP, la actividad “Relacionar Conceptos” tiene desde un nivel fácil hasta uno avanzado.

Nivel medio

A continuación mostramos una ficha de nivel medio.

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas 3

Hemos relacionamos varios conceptos:

  1. Profesión-oficio-empleo
  2. Cuatrimestre-semestre-milenio
  3. Herbívoro-omnívoro-carnívoro

¿Son tus usuarios capaces de relacionar todos los conceptos que faltan?

     3. Imágenes revueltas

En esta actividad creada específicamente para niños, estos deben mover los bloques de una manera ordenada hasta conseguir la imagen deseada. Se trabaja la planificación, así como otras funciones cognitivas como las habilidades visoespaciales y la relación espacial.

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas 4

¿Sois capaces de montarla bien?

¿Sí?, ¿seguro? Mañana os daremos la solución en nuestras redes sociales.

     4. Acertar en la diana

A continuación os presentamos una ficha en papel para trabajar la flexibilidad, la memoria de trabajo y el razonamiento. Una actividad que consiste en crear jugadas que lleguen a la puntuación indicada. Hay que tener en cuenta que todas las jugadas deben ser diferentes.

Tenemos desde un nivel básico hasta un nivel avanzado.

Nivel avanzado

Actividades para mejorar las funciones ejecutivas 2

Ver más actividades para mejorar las funciones ejecutivas

enfermedades raras

Las enfermedades raras no son invisibles

Desde NeuronUP se quiere para dar voz a las más de 3 millones de personas que en España tienen una enfermedad rara. Las enfermedades raras no son invisibles.

¿Qué son las enfermedades raras?

Cuando hablamos de enfermedades poco frecuentes hablamos de aquellas que tienen una baja incidencia en la población, en concreto, cuando afectan a menos de 5 personas por cada 10.000 habitantes.

Fucosidosis, calcinosis, PANDAS, sarcoidosis o ventrículo único son sólo cinco ejemplos de las cerca de  7.000 enfermedades poco frecuentes que existen hoy en día.

¿Afectan a pocas personas?

Más bien todo lo contrario. Las enfermedades raras afectan entre al 6 y al 8% de la población mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En total, se estima que en España existen más de 3 millones de personas con enfermedades poco frecuentes.

¿Por qué se caracterizan las enfermedades raras?

  1. Son en su mayor parte enfermedades crónicas y degenerativas.
  2. El 65% de estas patologías son graves e invalidantes.
  3. Tienen un comienzo precoz: 2 de cada tres enfermedades raras aparecen antes de los dos años.
  4. Uno de cada 5 enfermos tienen dolores crónicos.
  5. La mitad de los casos desarrollan déficit motor, sensorial o intelectual.
  6. En 1 de cada 3 casos originan una discapacidad en la autonomía.
  7. Pronóstico vital en juego en casi la mitad de los casos: a las enfermedades raras se les puede atribuir el 35% de las muertes antes de un año, del 10% entre 1 y 5 años y el 12% entre los 5 y 15 años.

¿Qué reivindican las personas con enfermedades raras?

Desde la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) explican que uno de los problemas más importantes que afectan a las personas con enfermedades poco frecuentes es el diagnóstico debido a tres razones principales: “el desconocimiento de estas patologías, la dificultad de acceso a la información necesaria y la localización de profesionales y centros especializados”.

Teniendo en cuenta este problema, desde la FEDER se pide a las autoridades competentes que aumenten las medidas necesarias para garantizar el acceso al diagnóstico, así como….

Leer más