• [show_testimonials]

Archives of Memoria

Como funciona la memoria

Tratamiento cognitivo para trabajar la memoria

¿Cómo funciona la memoria?

Uno de los mecanismos más complejos y maravillosos de nuestro cerebro es la memoria. Si entendemos que de por sí, el cerebro es una fabulosa máquina natural que tenemos los seres humanos, entenderemos lo excepcional que es nuestra memoria. Gracias a ella podemos avanzar, recordando las experiencias y aprendiendo de ellas, siempre en un continuo proceso cognitivo que es más acentuado en nuestra infancia, se mantiene en la juventud y en la edad madura, por enfermedades u otros problemas, empieza a decaer, aún cuando cada vez hay más especialistas que ayudan a evitar o por lo menos retrasar estos problemas, pero… ¿Cómo funciona la memoria?

Para hablar del proceso cerebral que conocemos como memoria, tenemos que hablar de dos partes fundamentales de nuestro cerebro, El Hipocampo y la corteza.

El hipocampo se encuentra en el sistema límbico del cerebro humano y entre sus funciones están las de equilibrar o llevarnos a manifestar distintas emociones, además de esto, tienen una función clave como es la de ayudarnos a imaginar el movimiento a través de determinado espacio.

En cuanto a la memoria, es el hipocampo quien percibe primero las imágenes y experiencias en general que pasarán a ser nuestros recuerdos, así mismo es el hipocampo quien luego “extrae” esos recuerdos y los trae a nuestra mente, cuando los necesitamos. Esto explica la función que se menciona arriba, imaginarnos el movimiento en determinado espacio está intrínsecamente ligado a las vivencias que nos explican nuestras capacidades y limitaciones desde el punto de vista del movimiento, así como las posibilidades y limitaciones en el espacio de desplazarnos de acuerdo a lo que vemos o percibimos en dicho espacio, siempre en relación a lo que nuestros recuerdos nos indican. Dicho en términos más claros: Si alguna vez pasaste entre dos objetos sobre el piso, separados a un metro de distancia el uno del otro, cuando vuelvas a estar en similar situación, será el hipocampo el responsable de que entiendas que puedes pasar nuevamente, muchas veces sin siquiera recordar directamente la experiencia vivida, pero si dándote la clara certeza de que puedes hacerlo.

 

¿Cómo memorizamos?

 

Por otro lado, la manifestación de las distintas emociones o sentimientos, ayudan a nuestra memoria a entender que hecho nos resultó agradable y cual no, es un dato muy importante, de ahí aprendemos a no repetir errores, el fuego quema y si nos hemos quemado, el hipocampo se encarga de recordarnos que aquello nos dolió. De este modo, el hipocampo toma una especie de fotografía, una instantánea por que registra todo de inmediato aunque, por lo complejo del registro, podríamos hablar de una cortísima película o miles de cortísimas películas que nos ayudarán a recordar los detalles más importantes de lo vivido, para luego almacenarlo en la corteza.

La corteza cerebral viene a ser entonces, la parte del cerebro donde se almacenan los datos que ya han sido “retratados” por el hipocampo, de este modo, la corteza cumple la función de un almacén, que guarda lo que le hipocampo percibió y lo mantiene ahí, listo para cuando esos recuerdos se necesiten para nuestras experiencias futuras. Pero aparte de estos órganos, la complejidad de la memoria implica la intervención de otras partes del cerebro, además de dar origen a distintas clasificaciones o rangos de la memoria.

El significado de las palabras, lo que nos permite el rápido análisis y comprensión de las mismas, físicamente se encuentra en la región central de nuestro hemisferio derecho mientras que los procesos automáticos se guardan en el cerebelo. De allí que las lesiones en el cerebelo pueden afectar nuestra capacidad motriz, aprender a caminar, a coordinar movimientos, no es más que un largo aprendizaje en automático que vamos guardando, tan sencillo como un pianista, guitarrista o violinista que practica cientos de veces o quizás miles, para lograr dominar un pasaje veloz o un adorno complicado y al final de muchas repeticiones (automatismo) lo logra, del mismo modo guardamos en el cerebelo las claves de nuestro movimiento y nuestras acciones físicas aprendidas.

 

Tipos de memoria

 

La memoria, como todo proceso complejo, tiene distintas clasificaciones o tipos. La memoria sensorial es la que nos sirve para procesar rápidamente emociones o sentimientos vividos. Nuevamente con el ejemplo del fuego, es la memoria sensorial la que entiende que el fuego nos hace daño. Como podrá entenderse, las clasificaciones de la memoria se cruzan con los factores que participan en el proceso de la memoria, en este caso con el hipocampo.

Memoria a corto plazo. Es el mecanismo que nos permite absorber rápidamente el conocimiento que debemos procesar. Según estudios, los factores por los que se maneja comúnmente la memoria a corto plazo son el manejo más eficiente los primeros y últimos elementos procesados. Es decir, recordamos más rápido lo primero que vemos y lo último, porque suele quedarse grabado como lo más reciente que se percibió.  También tenemos la memoria a largo plazo, muy cercanamente relacionada con la corteza que mencionamos antes y que funciona como un almacén de recuerdos.

Existen procesos de la memoria que están ligados al control que las personas tengan sobre sus recuerdos, por ejemplo, algunas personas suelen olvidar los momentos más traumáticos de su vida, almacenan una referencia al hecho, más no viven una y otra vez aquella última despedida de su viejo amor, otras, por su parte, viven perennemente recordando con lujo de detalles aquello que más dolor les causa, esta especie de masoquismo mental es algo muy frecuente en algunas personas que han sufrido desengaños amorosos.

Otros procesos vienen dados por la interacción con mecanismos modernos, como es el caso del “Efecto Google”, o la tendencia a olvidar rápidamente la información que hemos consultado de manera rápida a través del conocido buscador. Es similar a la manera en que en la actualidad almacenamos un número telefónico en nuestra agenda del móvil sin siquiera esforzarnos en recordarlo. La tecnología nos da la seguridad de que esa rapidez de búsqueda y almacenamiento digital siempre estará disponible y por ello nuestro cerebro entiende que no debe esforzarse en memorizarlo de manera directa.

Hay enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer  o el Parkinson y otro tipo de demencias y lesiones cerebrales que provocan la pérdida paulatina de nuestra memoria, por ello es de gran importancia a proporcionar una rehabilitación efectiva en los casos de lesión cerebral o una estimulación cognitiva adecuada para enlentecer el deterioro cognitivo propio de algunas patologías que causan la muerte progresiva de diferentes regiones del sistema nervioso.

Además, para población sana, la estimulación cognitiva es un excelente método preventivo para trabajar la memoria.

Aquí puedes encontrar tratamientos cognitivos para trabajar la memoria.